Una fórmula inteligente para la felicidad

Muchas personas persiguen la felicidad al adquirir bienes materiales. Sin embargo, estudios científicos respaldan el antiguo dicho que dice: “el dinero no compra la felicidad”. El psicólogo Martin Seligman, director del Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania y fundador de la psicología positiva (una rama de esta disciplina que se concentra en el estudio empírico de aspectos como emociones positivas, el carácter fundamentado en las fortalezas y las instituciones saludables), define una fórmula para la felicidad.

F = P + C + V

P: es tu punto establecido de felicidad.

C: constituye las circunstancias de tu vida.

V: representa tus actividades voluntarias.

P es una combinación de disposición genética y crianza cultural, la cual está en gran parte fuera de tu control. También puede ser difícil cambiar la variable C, que son las circunstancias de tu vida. Pero en la variable V es donde tienes control total y oportunidad. Las actividades en las que te involucras y la manera como eliges pensar respecto a tu vida te dan la oportunidad de tener mayor felicidad. En esencia, la psicología positiva se trata de aquello que hace que valga la pena vivir.

La felicidad no es un destino, sino un proceso. En lugar de ver la vida como un período de dificultades y luchas inevitables y una promesa de felicidad en la jubilación o más allá, bien puedes tratar de encontrar la felicidad cada día.

Comparte este artículo