¿Es cierto que lo importante no es ganar o perder sino competir?

Para Carla Ceballos, una joven salvadoreña, esta idea de lo importante no es ganar o perder sino competir, no parecía ser una mala filosofía de vida. Y es que, a menos que la examines con cuidado, esta vaca tiene rasgos nobles. Sin embargo, mira las implicaciones de cargar con ella.

¿Cómo lograrás aprender a utilizar tu potencial al máximo si piensas que no hay mayor diferencia entre ganar o perder? En cierta ocasión, un asistente a una de mis conferencias me reprendió por el hecho de hacer tanto énfasis en la importancia de triunfar. Lo curioso es que su reproche encontró la aprobación de otros —no me sorprendió ya que en nuestra sociedad no todos ven con buenos ojos la actitud de querer triunfar y ser cada vez mejor—. La audiencia estaba asombrada de la osadía de aquel joven y aguardaba con curiosidad la manera en que yo respondería.  Recuerdo que decidí poner a prueba su teoría y averiguar que pensaba la audiencia de esta idea. Así que pregunté: “Si lo importante no es en realidad ganar o perder, ¿a cuántos de ustedes no les molestaría demasiado perder en el juego de la vida?” Sobra decir que ninguna persona levantó la mano, ni siquiera el joven que había hecho el comentario.

¿Si ves? Si todo lo que estamos perdiendo es una partida de ajedrez, quizás eso no tenga mayor importancia, pero cuando son tus sueños y tu felicidad los que se encuentran en juego, no creo que deberíamos aceptar tan tranquilamente la posibilidad de perder.

Comparte este artículo